Miércoles 12 de abril de 2017.

Dos maestras obtuvieron su merecida jubilación, Liliana Arnoletto y Susana Cerino

La Municipalidad de  la ciudad de Arroyito informa que el pasado viernes 7 del corriente, la Vice intendente Graciela Tristany y la Directora de Cultura Viviana Sam Sam participaron del acto de despedida de Susana Cerino y Liliana Arnoletto dos maestras que pasaron a retiro jubilatorio.

El acto se desarrolló en la escuela Manuel Belgrano con una gran presencia de autoridades docentes, familiares y público en general.

El acto se inició con las salutaciones respectivas de nuestro señor Intendente Municipal, luego desde la locución se enunció: “Este momento es el comienzo de una nueva etapa es una buena ocasión para recordar cosas que se dejaron atrás y proponerse a un nuevo proyecto para que la vida no sea siempre repetitiva, sino creativa y tal vez, sorprendente.

 “Sus pasos por este Centro Educativo, dejaron huellas imborrables, durante muchos años transmitieron conocimientos con sencillez, responsabilidad y profundidad. Hicieron del aula un lugar acogedor, dinámico, cargado de cooperación y solidaridad. Son  docentes por vocación, con una entrega silenciosa pero llena de entusiasmo”.

Cabe destacar que, Susana Cerino se jubiló con treinta y siete (37) años de servicio en tanto que Liliana Arnoletto con veinte nuevo (29) años.

Durante el acto, el Coro Infanto Juvenil dirigido por el Profesor Joel Coronel amenizó el  momento con distintas interpretaciones, seguidamente se vieron videos con la historia de cada maestra.  Antes de finalizar, se entregaron reconocimientos y recordatorios.

Susana Cerino
37 años de docencia.

Una mañana luminosa del 16 de mayo del año 1959, en el apacible pueblo de Tránsito, llega el matrimonio de Don Tito Cerino y Doña Elvira Birri, con mucha premura, pues   la  Vituré que los trasladaba  se había roto en el camino y el alumbramiento era inminente.  En la clínica del Dr. Fernández, nace una niña que llevaría por nombre Susana del Valle, era la segunda hija de la familia.

Cursó sus estudios primarios en la escuela Nacional N° 350 de la localidad de Tránsito, hoy “Ricardo Gutiérrez”. Sus hermanos cuentan  que  el viaje desde el campo al pueblo era todo un acontecimiento, cuando iban en  el sulky, lo dejaban en la casa de su abuela Ñata, quien los esperaba con rodajas de pan con manteca. En los estudios Siempre se destacó por su dedicación y perseverancia, a la par de su delicadeza y finos modales.

Para continuar con sus estudios secundarios se trasladó a la ciudad de Arroyito, donde queda interna en el Colegio de las Hermanas Mercedarias,  sus días transcurren  entre el estudio y nuevas amistades que perdurarán en el tiempo.

Los fines de semana y períodos vacacionales regresaba a su hogar donde disfrutaba  de la compañía de sus cuatro  hermanos.

Al finalizar la educación secundaria, decide ingresar al Magisterio, en esa misma institución, recibiendo el título de Profesora para la Enseñanza Primaria  en el año  1979.

Cuando apenas contaba con 20 años fue nombrada Maestra en la escuela rural  “Domingo Faustino Sarmiento”, de Pozo de las Yeguas, Departamento Río II, donde ejerció durante seis años. Uno de sus alumnos fue su hermanito menor Luis Eduardo. Consta en su cuaderno de Actuación Profesional “el sentido de responsabilidad, orden, impecable tarea  y capacidad demostrada  se reflejan en todos sus actos”.

Como dice un viejo proverbio: …”Una sonrisa dura un instante, pero puede ser eterna en el recuerdo. Nadie es tan rico que no la necesite, nadie es tan pobre que no pueda darla. Una sonrisa puede tumbar distancias y barreras y acercar los corazones”. Esto le sucedió al conocer a un joven llamado Aquiles, del que se enamoró. Años más tarde contrajo matrimonio,    formando una hermosa familia.

La vida está hecha de pequeños y grandes milagros, grandes fueron sus emociones cuando llegaron  sus dos hermosos hijos: Danilo y Eliana. La vida continuó, otorgándole un regalo magnífico,  con orgullo y satisfacción ya los puede llamar arquitecto Danilo Ciancia y contadora Eliana Ciancia.

Un 22 de julio del año 1985, fue trasladada a la Escuela “Manuel Belgrano” de la ciudad de Arroyito , como Maestra de Grado,  dotada de excelentes cualidades, trato amable con alumnos, padres y colegas, temperamento apacible, conciliador, tolerante y perseverante.
Siempre dispuesta a la actualización docente, socializando de manera sobresaliente, entre sus colegas,   lo aprendido.  Se destacó en  el maravilloso trabajo en equipo realizado con las diferentes compañeras que le tocó compartir, acordando tiempos y espacios para el diálogo y organización de todo lo requerido, con el detalle mínimo tenido en cuenta.

Asume la Vice dirección en diferentes oportunidades, año 2002 y año 2.005. Su desempeño fue altamente eficiente, investigadora por naturaleza, comprometida con su función. Sabemos que  gestionar no es tarea fácil, abordó cada día las nuevas situaciones utilizando propuestas creativas en función de generar las más oportunas acciones, con buen criterio, a fin de brindar una muy buena imagen de este Centro Educativo. Supo administrar sus tiempos entre la docencia y su familia, siempre con el mismo espíritu de servicio,   brindándose con excelencia como lo requería cada situación.

Compartió la gestión en diferentes oportunidades con la Srta. Rosita Gonella, Delia Machado, Estela Maris Pesse,  Elsa Panero, Paola Favro, Mabel Reynoso, Miryam Aluatte y  María Gabriela Baudin.

En dos oportunidades le tocó conducir la dirección de esta “gran casa” que es la escuela, depositando en su persona toda la confianza  por ser portadora de valores éticos y morales como conducta de vida. Su fotografía forma parte de la “Galería de Directores”.
Jubilación quiere decir júbilo, fiesta, celebración… y un día primero de agosto del año 2.016, recibió su jubileo.




Liliana Arnoletto  - 29 Años de docencia.

Hace 57 años, en Sacanta, población cercana a Arroyito, nacía una hermosa niña, hija de  René Matías Arnoletto y  de Cecilia Ramos, los que decidieron llamarla Rosa Liliana Graciela, si bien ella  de todos, prefiere el nombre Liliana o Lili.

Disfrutó  de aquel pequeño pueblo en su infanciajunto a María Cristina, su hermana mayor  hasta que la familia se trasladó a la localidad de Arroyito.

Un rasgo que la distinguió desde muy temprana edad fue la de  “cosechar amigos”, se la observaba  disfrutando bañándose en el río o paseando  en bicicleta por las calles de tierra como era el viejo Arroyito, junto a sus primos Liliana, Alcides y María Esther, que acostumbraban pasar las vacaciones en su hogar.

Cursó  sus estudios primarios en el Escuela “Santa María de Cervellón”, niña aplicada, buena compañera, dulce y responsable.

Tuvo la posibilidad de realizar los  estudios secundarios, en el colegio Dr. Dalmacio Vélez Sársfield cuando  funcionaba en esta  escuela. Por  eso esta  institución ocupa un lugar central en la vida de Liliana, ya que sus recuerdos se encuentran grabados en estas paredes.

Su elección como carrera profesional fue el Magisterio, en el colegio de las Hermanas Mercedarias se preparó y obtuvo el título en el año 1979. Profesión que siempre la mantuvo con actitud comprometida y con una gran capacidad “de escucha hacia el otro” y de “tender una mano a quien lo necesitare”.

Hay cosas que le llenan el alma y hacen que la disfrute como una pequeña gran aventura: el amor por los animales, desde pequeña siempre estuvo acompañada de gatos y ya adulta los perros se transformaron en compañeros inseparables, por estos días su compañera se llama Shasha, su adorada perra salchicha.

Desde  muy jovencita,  en el año 1979 comenzó su desempeño  profesional en la escuela “Almirante Guillermo Brown” de El Fuertecito, departamento San Justo, hasta diciembre de 1981. Dejando allí evidencias en su accionar de su generosidad, eficiencia y “buen hacer”en las situaciones que se le presentaron día a día, con dedicación especial para atender y entender   aquellos niños con algunas dificultades en el aprendizaje.

Me susurraste “te amo”, me miraste y entonces se detuvo el tiempo… Tropecé con tu sonrisa ynunca más quise alejarme de vos… y Raúl la conquistó y soñaron la vida como “una gran aventura”.

En ese proyecto personal junto a su esposo, evidentemente el tiempo no se detuvo y los hijos como bendiciones llegaron y crecieron, hoy los podemos ver a:MarcosBrunotto convertido en un gran Ingeniero Industrial,  MatíasBrunotto en estudiante de Administración de Empresa  y Agostinaestudiante de Medicina.

Su principal compromiso lo comparte con su familia, familiares y amigos, por lo que se encuentra a  disposición permanente  de ellos y procurando que sus decisiones no perjudiquen la buena relación que tiene con los seres queridos. Uno de sus pilares fundamentales son sus tíos Pascual y Odelsia, que cumplieron el “rol de abuelos para sus hijos”.
Retoma su actividad profesional en la escuela José María Paz, en abril de 1989 hasta 1992, donde siempre  destacaron su puntualidad, la preparación personal y profesional  como la relación afectiva  que supo entramar con sus compañeros y alumnos.

Llega a nuestra Institución como personal titular el 13 de marzo de 1993.

Dios sabe que somos artistas de la vida. Un día nos da moldes para esculturas, otro día nos da pinceles y lienzo, o una pluma para escribir, a ti te regaló la “solidaridad” una herramienta que supiste utilizarla con excelencia para el crecimiento personal y el bienestar de los demás.

Desde entonces su accionar no tuvo pausa, no se limitó sólo a la tarea pedagógica, le gustó y le gusta el trabajo bien hecho y no dudó nunca en tomar responsabilidades, si se proponía algo, lo intentaba resolver lo antes posible y no descansaba hasta lograrlo, porque  siempre aceptó los desafíos, y siempre tendrá algo con que  entretenerse; es así como la vimos con frecuencia  trabajando incansablemente al lado de cada uno de los integrantes de nuestra Asociación  Cooperadora  participando en actividades dentro  y fuera del establecimiento para contribuiral buen funcionamiento institucional.

Pasaron veinticuatro años en nuestra querida escuela, donde  creó lazos de amistad muy intensos que perduran a través de los años.